La participación ciudadana es uno de los instrumentos más útiles para fomentar el cambio y la solidaridad entre iguales. La repercusión que las medidas implantadas con respecto a la participación de la comunidad tienen en el resto resulta positiva en la mejora de la calidad de vida y el bienestar.

La enseñanza de esos valores y actitudes es clave para construir una sociedad más participativa y cohesionada, que busca el bien común por encima del individual. Desde Fundación ASISPA os traemos las claves para fomentar la participación ciudadana.

Métodos para fomentar la participación ciudadana

Contar con una ciudadanía activa e implicada es síntoma de una sociedad igualitaria y democrática que busca la ayuda a los demás a través del desarrollo de proyectos fructíferos para todos. Todos aquellos proyectos comunitarios implantados que se promueven desde la ciudadanía organizada puede ser un factor diferencial a la hora de la detección de problemas y la resolución de estos.

Implantar métodos y estrategias que fomenten ese cauce de transmisión de colectividad y responsabilidad para con el resto de la comunidad se traduce en establecer una cultura de la participación desde la infancia, así como unos espacios para ello.

Participación ciudadana desde la infanciaFomentar la participación ciudadana desde la infancia

La participación organizada del ciudadano es fundamental para la cohesión social de la comunidad. Por ello resulta fundamental implantar los valores y creencias relacionados con esas actitudes desde la infancia. Fomentar la participación de los menores es parte de esas acciones necesarias es un elemento fundamental a la hora de inculcar dichas prácticas.

Existen proyectos de formación que cuentan con los más pequeños como eje central de las acciones de participación ciudadana. Desde la promulgación en acciones sociales y solidarias, hasta la formación de pequeños comités de participación en la comunidad de la que forman parte.

El uso responsable de esas acciones pueden motivar en los menores una conciencia de responsabilidad social que afecte a la participación en los movimientos sociales y culturales.

Fomentar la participación ciudadana en el ámbito educativo

Desde las escuelas infantiles hasta los ámbitos educativos universitarios y, en general todos los centros de enseñanza en sus distintas categorías, se convierten en un escenario ideal para fomentar la participación ciudadana a través de la educación.

Por ello, la formación en la participación debe considerarse parte clave de la formación de los menores para construir una sociedad en la que la igualdad, la solidaridad y la búsqueda del bien común primen sobre el resto de las cuestiones generales.

Claves para fomentar la participación ciudadana desde el ámbito educativo

Para poder conseguir los objetivos de participación ciudadana colaborativa desde la infancia es necesario establecer una serie de protocolos o medidas que impulsen el desarrollo de los menores en este ámbito y le enfoque a ello:

  • Potenciar y fomentar los contenidos, las competencias y los recursos y posibilidades en cuestiones de participación ciudadana y valores colectivos.
  • Implantar materia educativa en ciertas asignaturas en donde el campo social adquiere una relevancia importante. Asignaturas como historia, antropología o economía son espacios ideales para incluir temáticas relacionadas con el voluntariado, el desarrollo de proyectos sociales y la participación junto con el resto del colectivo.
  • Establecer prácticas y acciones para empatizar con los problemas sociales, culturales o económicos de la comunidad. De esta forma se inculcan desde una temprana edad el sentimiento de adhesión y pertenencia a un colectivo, invitando a los menores a ser responsables con el entorno que les rodea, a través de acciones justas y de consenso.

¿Qué importancia tiene la participación ciudadana en el desarrollo de la sociedad?Métodos para la participación ciudadana

La actuación ciudadana es, por tanto, el motor de los procesos de cambio en la sociedad. Las desigualdades sociales, económicas y medioambientales se eliminan para dar paso a los intereses sociales del resto de la población. La meta de las iniciativas propuestas para ello no es más que el desarrollo del bienestar común de la comunidad como estilo de vida.

La importancia que la participación ciudadana puede llegar a tener en la toma de decisiones claves para el futuro de la sociedad es trascendental, por lo que hacer un buen uso de este instrumento es responsabilidad de todos los que participamos de ello.

Repercusión de la participación ciudadana en la sociedad

La participación ciudadana es un instrumento de empoderamiento social que hace posible el buen devenir de numerosos aspectos de la vida diaria de la población. Desde los procesos participativos en la vida política hasta los actos influyentes en la vida individual o colectiva. Todos esos aspectos incrementan el bienestar común a través de la propuesta de ideas y proyectos de índole social.

Involucrar a la comunidad en la toma de decisiones y en la participación de actos relativos a las causas sociales es una forma de organizar la convivencia a través de códigos de conductas positivos y beneficiosos. Para conseguirlo, es necesario romper las barreras en temas de comunicación con las instituciones y atender a las necesidades de la comunidad por encima de los intereses individuales.

Desde Fundación ASISPA estamos comprometidos con el fomento de la participación ciudadana y las causas sociales. Somos conscientes de la importante herramienta que puede llegar a ser esto para agilizar los procesos y buscar el bienestar común de todos los que formamos parte de la sociedad. Mejorar la calidad de vida de los individuos y buscar una sociedad más solidaria y cohesionada es el motor que impulsa las acciones relevantes de participación.

Te invitamos a compartir tus ideas con nosotros a través de los comentarios Si quieres mantenerte al día de nuestras novedades, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram, LinkedIn y Twitter.

X